«¿Volver a Ucrania? Nadie quiere hablar de eso, es demasiado doloroso»

A todos los refugiados ucranianos les cuesta hablar de la guerra. Aunque estén lejos, duele igual. Pero entre los hombres, que huyeron bajo las circunstancias especiales que permitía la ley marcial –estar incapacitado, ser padre de familia numerosa o tutor de menores con necesidades especiales, entre otras–, el silencio es aún más comprensible y apabullante. Sobre todo después de que esta semana, en vísperas del debate sobre una nueva ley de Movilización aún más dura, el ministro de Asuntos Exteriores, Dimitro Kuleba, pidiera a sus compatriotas que volvieran «para ayudar en la guerra con Rusia». «Nadie quiere hablar de ello, la situación es muy difícil y todo es muy doloroso », explican desde las asociaciones de ucranianos que ayudan a… Ver Más