Urbanos dominicanos se cantan y se lloran entre rencores y perdones

El movimiento urbano dominicano tiene sus propios cantos de amor, odio, rencores y perdones que vienen desde los inicios del presente siglo y que en estos días el aplauso más sonoro se lo llevan Don Miguelo y Vakeró.

La paz llegó a los corazones de Vakeró y Don Miguelo luego de que el francomacorisano le haya tirado un ramo de olivo al petromacorisano y éste se lo devolviera con la misma fuerza de su corazón.

Don Miguelo colgó el miércoles un mensaje en Instagram junto a una fotografía con Vakeró de tiempos pasados, donde escribio que queria olvidar las diferencias que en algún momento existieran y que deseaba un reencuentro.

“El Cantante de los raperos” respondió de manera animada: “Mi hermano me llega profundo lo que has escrito y esto es de Dios porque siento esa misma necesidad de volver a compartir como antes”.

Aunque no tenían las grandes diferencias de Vakeró y Don Miguelo, el intérprete de «Siete locas» de la misma forma compartió hace unos días con Secreto, a través de un «live amistoso», donde ambos contaron experiencias del pasado y que ya han superado.

+ Vakeró y el Lápiz Conciente
Entre otros urbanos que en algún momento llenaron sus corazones de rencores y sinsabores se cuentan Lápiz Conciente y el mismo Vakeró, así como el Lápiz y Shadow Blow.

Cuando Manuel Varet (Vakeró) y Avelino Figueroa (Lápiz Conciente) no eran reconocidos en el ámbito musical mantenían una relación de respeto y compañerismo que los impulsaba, incluso, a trasladarse desde Santo Domingo hasta San Pedro de Macorís, y viceversa.

Sin embargo, a partir de 2007 todo eso cambió. Con la canción “Se partió el Lápiz”, la cual catapultó a Vakeró a la popularidad, inició uno de los más duraderos conflictos en el género urbano.

En uno de esos momentos álgidos, ellos protagonizan un altercado luego de que el intérprete de “Deja tu envidia” escribió en su cuenta de Instagram recomendaciones a sus colegas para que no asistan a eventos donde no hayan sido invitados.

El escrito coincidía con el hecho de que la producción del evento de los Heat Latin Music Awards, que la cadena televisiva HTV entregó en 2007 en Punta Cana, invitó al Lápiz Conciente a que se parara del asiento que ocupaba debido a que no estaba asignado a él.

El tiempo pasó entre otras puyas y tiraderas, pero el año 2016 quedó marcado por una iniciativa de reconciliación del «Papá del rap», quien a través de su cuenta de Instagram posteó una foto acompañada de la palabra «pilares» junto a Vakeró.

Entonces Vakeró expresó que sería un honor hacer un remix de «Oh mami» junto al Lápiz. La regocijante respuesta: “Ninguna diferencia musical borra de mi memoria las tantas veces que soñamos con esto y toda el hambre que pasamos persiguiendo esta realidad envíame la canción y vamos a poner la gente a gozar como siempre @vakeroSPM”.

A raíz de esta acción en 2016 surgió nuevamente cierta armonía entre ambos artistas, quienes se fueron en sentimientos y recordaron momentos de añoranza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here