Un niño de 13 años dispara y mata a su hermano de 9 cuando jugaban a policías y ladrones

Brayden Leroy Wright, un niño de 13 años de edad que reside en Pensilvania, será juzgado como adulto por homicidio criminal y asalto agravado tras matar a su hermano pequeño cuando jugaban a policías y ladrones.

Los hechos tuvieron lugar el miércoles de madrugada, según informa Daily Mail. Los niños estaban jugando cuando al mayor se le ocurrió ir a por las dos pistolas que su padre guardaba en la habitación para utilizarlas durante el juego.

Las autoridades han explicado que Brayden confesó que se molestó porque su hermano «no estaba cumpliendo con sus órdenes». Así, tras dirigirse al sofá donde el niño estaba viendo varios vídeos de Youtube y apuntar con el arma a la parte posterior de su cabeza, apretó el gatillo «sabiendo que había una bala en la recámara».

Pese a que el menor llamó al 911 para informar de lo sucedido, el pequeño había sido herido de muerte y los sanitarios no pudieron hacer nada por salvar su vida. El menor murió varios minutos más tarde en el Hospital Waynesboro a causa de las heridas sufridas.

El menor será juzgado como un adulto
El menor, que será juzgado como un adulto por los dos cargos de homicidio criminal y asalto agravado, comparecerá este mismo lunes ante el tribunal para una audiencia preliminar.

Tras conocer estos detalles, se ha creado una cuenta GoFundMe con el objetivo de ayudar a la familia a afrontar a los honorarios legales y gastos funerarios, junto con el asesoramiento psicológico para los demás de la familia, incluidas las tres hermanas de Brayden.

«Durante el día de ayer nuestras vidas cambiaron para siempre. No solo perdimos a un niño de 9 años, sino que podríamos perder a su hermano de 13 años», señaló el padre en la página.

Al ser preguntado por la
presencia de las dos armas no aseguradas
y cargadas en el domicilio, el progenitor aseguró que las tenía «para la protección del hogar».