Trump moviliza a los Marshalls y al Ejército para proteger estatuas

Mientras la Casa Blanca ultima un decreto con el que protegerá los monumentos históricos bajo ataque por la ola de protestas raciales que comenzó a finales de mayo, Donald Trump ya le ha encargado la custodia de estas estatuas al cuerpo de los U.S. Marshalls, una policía federal que depende del ministerio de Justicia.

Además, a petición del Gobierno federal, el Pentágono ha movilizado en Washington a 400 soldados reservistas de la Guardia Nacional para proteger los monumentos en la capital, después de una oleada de derribos y de que los manifestantes hayan amenazado incluso con tumbar una estatua de Abraham Lincoln, el presidente que le ganó la guerra a la Confederación esclavista. Estos soldados no irán armados.

Según ha revelado el diario ‹The Washington Post›, la Casa Blanca envió una directiva al departamento de Justicia para que ponga a los Marshalls en alerta para encargarse de la protección de las estatuas que estén en propiedad federal. Toda la capital, por ejemplo, es un distrito federal bajo supervisión directa del Gobierno central.

Manifestantes se enfrentan con la policía en los alrededores de la Casa Blanca

REUTERS
Los Marshalls son el primer cuerpo de policía federal de EE.UU., fundados en 1789. Se encargan de las labores policiales relacionadas con la justicia federal, incluidos arrestos, protección de testigos y extradiciones. El cuerpo lo integran más de 2.500 agentes, a cuyos supervisores los elige el presidente directamente.

La directriz llega unos días después de que una turba intentara tumbar la estatua ecuestre de Andrew Jackson, séptimo presidente de EE.UU., ante la entrada principal de la Casa Blanca. Ante aquel intento frustrado, el presidente Trump pidió a la fiscalía que aplique la ley de Protección de los Monumentos a los Veteranos y pida 10 años de prisión para quienes vandalicen esos monumentos.