Trump dice ahora que podría verse con Maduro

En un giro sorprendente y que contradice toda su política exterior desde enero de 2019, Donald Trump ha dicho en una entrevista con Axios que está dispuesto a verse con Nicolás Maduro y que no tiene mucha confianza en Juan Guaidó, sobre cuyo liderazgo tiene dudas, según dice ese diario estadounidense.

Según asegura Axios, Trump le dijo a su periodista Jonathan Swann sobre un encuentro con Maduro: «Me lo podría plantear… A Maduro le gustaría que nos viéramos. Yo nunca me opongo a reunirme. Sabes, casi nunca me opongo a reunirme». El presidente añade: «Siempre digo que uno no pierde nada por reunirse. Aunque de momento lo he rechazado».

Nada más llegó a la Casa Blanca, el régimen chavista ofreció un encuentro con Maduro a Trump en dos ocasiones. En una de ellas, la embajada venezolana llamó a la centralita de la Presidencia. En otra, el régimen lo pidió formalmente por carta, según informa Axios citando a un alto funcionario que está ya fuera del Gobierno.

El diario digital informa de que Trump no tiene mucha confianza en Guaidó, pero no incluye la cita exacta donde el presidente dice eso. Sí que marca distancias al decir que no fue suya la decisión de reconocer a Guaidó como presidente encargado. «Podría haber vivido con con o sin él, pero sí estaba muy firmemente contra lo que estaba pasando en Venezuela», dice el presidente.

Después, dice: «Guaidó fue elegido. Creo que no estaba necesariamente a favor, pero dije: a algunas personas les gusta, a otras no. Al final estuve de acuerdo. No creo que haya sido, ya sabes, no creo que haya sido muy significativo de una forma u otra». Axios afirma que con esas palabras, Trump quiere decir que el reconocimiento a Guaidó como presidente encargado de Venezuela no ha sido significativo.

Lo cierto es que estas palabras del presidente confirman algunas revelaciones del ex consejero de Seguridad Nacional John Bolton en el escandaloso libro de memorias que va a publicar el martes. En él, Bolton afirma que Trump pensaba «que Guaidó es débil, y Maduro, en contra, es fuerte».