Portaviones de EE.UU. desafían a China con unas maniobras en el Pacífico occidental

Estados Unidos manda un mensaje a China: tras el paréntesis por el coronavirus, su Armada está en plena forma. Dos portavioneses norteamericanos, con sus respectivos buques de apoyo, se encuentran operando de forma conjunta en la región del Pacífico occidental por primera vez en los dos últimos años, en un claro aviso a Pekín. A ellos se suma un tercero que tiene su base en Japón.

El USS Nimitz y el USS Theodore Roosevelt, cada uno de ellos escoltados por hasta seis barcos de guerra y submarinos, participan en unas maniobras de adiestramiento en el mar de Filipinas, informa el diario británico «The Times». Entre ambas flotillas, suman 180 aviones y helicópteros. De esta forma muestra a la potencia asiática que las fuerzas estadounidenses no están horas bajas ni mal preparadas para afrontar brotes del virus a bordo, apunta la información.

En el caso del Theodore Roosevelt, donde más de 1.150 de sus 4.800 tripulantes dieron positivo y un marinero falleció, permaneció inactivo durante diez semanas, atracado en Guam mientras se sometía a todos a pruebas.

A los dos portaviones en el mar de Filipinas se suma un tercero, el USS Ronald Reagan, que está operando frente a las costas de Japón, donde tiene su base. Esto supone que en total hay tres portaeronaves en la región, que con sus flotillas de escolta suman en torno a 21 buques, según el citado periódico. Además, dos bombarderos B-52H despegaron este lunes de una base en Alaska y se espera que se unan a las operaciones en marcha.

Estados Unidos estuvo dos meses sin tener ningún portaviones en la región indo-pacífica, una ausencia que China aprovechó para desarrollar sus propias maniobras navales, que incluyeron el envío en abril de su portaeronaves Liaoning y otros cinco buques a través del estrecho de Miyako, que separa las islas japonesas del mismo nombre y Okina, a unas 200 millas al noreste de Taiwán.

El segundo portaviones chino
Algunas informaciones apuntan que China planea unos ejercicios con portaviones en el mar de Filipinas en las próximas semanas. Precisamente, el pasado mes salió de los astilleros para empezar su periodo de pruebas el segundo portaviones chino, el Shandong, que se podría sumar al Liaoning para unos ejercicos conjuntos.

El contralmirante Doug Verissimo, comandante del grupo del Theodore Roosevelt, aseguró que el objetivo de las maniobras estadounidenses es demostrar la preparación «ante una región cada vez más presionada y el Covid-19».

Esta es solo la sexta ocasión en casi 20 años que dos portaviones de EE.UU. operan juntos en el Pacífico occidental -que incluye el mar del Sur de China, el Mar de China oriental y el mar de Filipinas-, la última de ellas en 2018.