Pompeo refuerza en Jerusalén el eje árabe-israelí contra Irán

Irán fue el tema central de la primera jornada del viaje oficial con el que Mike Pompeo se despide de Israel como secretario de Estado. El enviado de Donald Trump participó en una cumbre tripartita con Benjamín Netanyahu y el ministro de Exteriores de Baréin, Abdullatif bin Rashid Al Zayani, en la que destacó que los Acuerdos Abraham «dicen a actores malignos como la república islámica de Irán que su influencia en la región está menguando y que están cada vez más aislados en esto y lo estarán para siempre hasta que cambien de dirección». Estos son los acuerdos de normalización de relaciones con Israel firmados por Baréin y Emiratos Árabes Unidos (EAU) gracias a la mediación de Washington, un camino que también seguirá Sudán.

Pompeo aterrizó tras una noche marcada por nuevos ataques de Israel contra objetivos de Irán en Siria, en los que fallecieron al menos tres soldados sirios, y con las informaciones sobre una posible operación militar contra Irán antes del relevo en la Casa Blanca. Tras subrayar la importancia del eje iraní que consolidan las nuevas alianzas regionales del mundo árabe con el Estado judío insistió en que los acuerdos «establecen un marcador, un marcador para el futuro de Oriente Medio» con «una visión común de paz, seguridad y prosperidad».

Netanyahu tuvo palabras de recuerdo para Donald Trump y reveló que «he tenido muchos contactos a lo largo de los años, pero francamente este día no habría sucedido, estos Acuerdos de Abraham no se hubieran firmado, sin su apoyo y liderazgo crucial». El primer ministró destacó el récord de haber firmado «tres acuerdos en seis semanas».

El representante de Baréin, que hizo historia al ser el primer mandatario de su país de viaje oficial en Israel, fue el único que se acordó del conflicto entre israelíes y palestinos. Al Zayani se mostró optimista con extender la paz al resto de Oriente Medio, pero recordó que para lograr este objetivo «el conflicto palestino-israelí debe resolverse» y realizó un llamamiento a ambas partes para que «se acerquen a la mesa de negociaciones para lograr una solución viable de dos estados, a la que también aspira la comunidad internacional».

Pompeo alargará hasta el viernes su estancia y tiene previsto convertirse en el primer secretario de Estado en el cargo en viajar a los territorios ocupados. Su agenda recoge una visita a la bodega de la colonia de Psagot, próxima a Ramala, donde han bautizado un vino tinto con su nombre y donde se registró una protesta de palestinos estadounidenses. El enviado de Trump también se acercará al río Jordán para conocer Qasr el Yehud, lugar del bautismo de Jesús.

Los cambios que se avecinan en la Casa Blanca llevaron a la Autoridad Nacional Palestina a recuperar la coordinación civil y de seguridad con Israel, rota hace seis meses debido a los planes de anexión por parte de Netanyahu. Esta decisión supone que la ANP volverá a aceptar los ingresos fiscales que el Estado judío recauda en su nombre.

Irán ofrece a Biden la vuelta al acuerdo nuclear a cambio del final de las sanciones
Uno de los grandes cambios que puede traer el relevo en la Casa Blanca es la vuelta de Estados Unidos al acuerdo nuclear con Irán que firmó Barack Obama en 2015 y rompió Donald Trump en 2018. Joe Biden ha mostrado a lo largo de la campaña su intención de retomar el diálogo con Teherán y el ministro de Exteriores, Javad Zarif, mostró la disposición de su país de volver a los términos acordados sin solicitar compensación alguna por los daños sufridos a causa de las sanciones. «Si Biden cumple los compromisos de Estados Unidos, nosotros volveremos de forma inmediata a los términos pactados», aseguró Zarif, quien recordó a Biden que puede dar este paso «con tres órdenes ejecutivas». Israel y Arabia Saudí presionan para que Washington no de marcha atrás y mantenga los castigos.

Los iraníes han respondido a las sanciones de Trump alejándose de los términos que pactaron, pero mantienen su cooperación con los investigadores de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) e insisten en que este alejamiento es reversible. Según la AIEA ya almacenan doce veces más del uranio permitido y el nivel de enriquecimiento supera también el 3,67% acordado.