Pompeo legitima la ocupación por Israel de territorios palestinos en una histórica visita

Mike Pompeo se convirtió en el primer secretario de Estado estadounidense en activo en visitar los territorios ocupados y viajó a la bodega de Psagot, cerca de Ramala, y a los Altos del Golán, zona tomada a Siria en la guerra de 1967 y anexada en 1981. El que parece su último viaje a Israel antes del relevo en la Casa Blanca le sirvió al jefe de la diplomacia estadounidense para demostrar una vez que su compromiso con el Estado judío está por encima de las resoluciones de Naciones Unidas y la política de su país de las últimas décadas.

Desde hace un año la administración republicana dejó de considerar los asentamientos como ilegales y tras la visita a Psagot, Pompeo anunció que Estados Unidos etiquetará las exportaciones de las colonias con la mención «Fabricado en Israel». Una decisión que llegó acompañada de la medida de declarar como «antisemita» al movimiento internacional Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS), que apela a un boicot contra Israel por sus acciones contra los palestinos en los territorios ocupados.

El bodeguero Yaakov Berg muestra una botella del vino bautizado con el nombre del secretario de Estado de EE.UU.

AFP
«El antisionismo es antisemitismo. Estados Unidos está, por ello, comprometido a hacer frente la campaña global BDS como una manifestación del antisemitismo», declaró el enviado de Trump, en una línea similar a la defendida por Emmanuel Macron en 2017 a la hora de equiparar el antisemitismo con el antisionismo, una asimilación de sinónimos confusa porque hay judios que no son ni sionistas ni israelies.

Reproche a la UE
Pese a que la legislación internacional considera todos los asentamientos ilegales, la ocupación israelí avanza y cerca de 700.000 colonos viven en Cisjordania y Jerusalén Este. Desde 2015 la Unión Europea exige que todos los productos procedentes de los territorios ocupados expliquen que proceden de una colonia, una medida calificada de «perniciosa» por Pompeo. Una gran parte de la bodega de Psagot se levanta tierra privada palestina, pero esto no pareció importar al enviado de
Donald Trump
, que se sumó al discurso ultranacionalista y reafirmó el «derecho histórico y religioso del pueblo judío a esta tierra».

Además de la bodega, Trump visitó Qaser el Yehud, lugar del bautismo de Jesús situado en el río Jordán, en Jericó, y voló en helicóptero a los Altos del Golán. «Imaginen el riesgo que representaría para Occidente e Israel si este territorio estuviera bajo control de Asad», fueron sus palabras y también se acordó de Trump, que el año pasado rompió de nuevo con el consenso internacional para reconocer la soberanía de Israel sobre esta tierra ocupada de Siria.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se reúne con Pompeo en el hotel Rey David

EP
El portavoz de la Presidencia palestina, Nabil Abu Rudeina, condenó «firmemente» la visita de Pompeo a las zonas ocupadas y la calificó de «reto flagrante a toda la legitimidad internacional». Rudeina pidió «a la comunidad internacional, y específicamente al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que asuma sus responsabilidades e implemente sus decisiones, especialmente la resolución 2334, que se tomó con la aprobación de la anterior Administración».

Esta resolución condenó los asentamientos judíos en territorio ocupado, pero como se ha visto en los últimos cuatro años ha quedado en algo simbólico.