Maduro asciende a 1.000 generales entre torturadores y narcos

Polémicos ascensos militares. Nicolás Maduro ascendió a más de mil generales y almirantes de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), varios de ellos torturadores y narcotraficantes, durante el 209 aniversario del 5 de Julio, Día de la Independencia de Venezuela, cuando el Ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López aseguró que la oposición «nunca jamás volvería al poder».

Por primera vez, el Ministerio de Defensa no presenta el tradicional desfile militar en Los Próceres bajo la excusa de la prolongada cuarentena del coronavirus que se ha saldado con 7.169 infectados y 65 fallecidos, sino con una pequeña celebración en la Universidad de la Fuerza Armada, UNEFA, donde Maduro ascendió este domingo a 1.176 militares a generales de brigada y de división, así como a contraalmirantes y vicealmirantes.

Entre los premiados destacan varios oficiales involucrados en casos de tortura y narcotráfico que han sido denunciados ante la Corte Penal Internacional y sancionados por la Oficina de Activos Extranjeros, la OFAC, del Tesoro de los Estados Unidos. Tamara Sujú, directora del Instituto Casla, una ONG de los Derechos Humanos, identificó a varios torturadores, asesinos y narcos en la lista de los militares ascendidos. Figura el oficial Marco Tulio Álvarez, ascendido a General de División, era el enlace con la guerrilla colombiana ELN y el G2 cubano. En 2018 fue acusado de estar presuntamente involucrado en el atentado al expresidente Alvaro Uribe.

También figura el general de división, Homero Miranda Cáceres, exdirector de la cárcel militar de Ramo Verde, «inductor y cómplice de torturas». En el 2019 fue jefe de la División de Contrainteligencia Militar (Dgcim), región los Andes, denunciado ante la Corte Internacional. Igual aparece el torturador premiado, Nº 12, en la lista de Sujú, el general de división Rafael Franco Quintero, era jefe de investigaciones de la Dgcim y actuaba como «inductor perverso y sádico de torturas», sancionado por el Departamento del Tesoro de EE.UU.

El oficial de la Guardia Nacional, Diego José Challa Caraballo, fue premiado con el cargo de teniente coronel pero en el 2019 fue detenido por haberle incautado 25 panelas de marihuana. Presenta antecedentes delictivos como narcotraficante. Con estos nuevos mil oficiales ascendidos suman ya 3.000 generales en la era chavista, un generalato más de escritorio y negocios que de cuarteles. La fuerza bolivariana tiene más generales que soldados a comandar.

La polvareda del ministro Padrino
Tras los ascensos militares anunciados por Maduro, el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, aseguró que la oposición no llegará a gobernar a Venezuela: «no pasarán, no serán poder político jamás en la vida mientras exista una Fuerza Armada Nacional Bolivariana como la que hoy tenemos, una Fuerza Armada antiimperialista, revolucionaria y bolivariana».

Padrino López también calificó de «maleantes» a los diputados de la Asamblea Nacional aliados del presidente interino Juan Guaidó. «Esa es una facción de maleantes que se ha dedicado a robar los activos de Venezuela en el exterior», señaló al referirse al dictamen de la corte británica de negarle al régimen de Maduro el acceso a 31 toneladas de oro, depositadas en el Banco de Inglaterra, valoradas en más de 1,4 millones de dólares.

Por su lado Juan Guaido calificó de «insolentes y dictatoriales» las amenazas del ministro Padrino López. «El general Padrino López ha emitido unas declaraciones insolentes, dictatoriales y violatorias de todo orden constitucional al exclamar públicamente y de manera textual que las fuerzas democráticas no serán poder político en Venezuela».

«El general ha demostrado nuevamente que en nuestro país la soberanía popular está secuestrada y que el dictador ha bloqueado las soluciones electorales con el respaldo de la cúpula militar, pues admite que son ellos y no el voto de nuestro pueblo los que deciden quiénes deben detentar el poder político del país», subrayó Guaidó.