Los servicios en la «nube» aumentan durante la crisis del Covid-19

El futuro pasa por la «nube». El desafío marcado por la transformación digital ha puesto en el punto de mira a esta tecnología en la que unos pocos gigantes se disputan su trono, como Google, Microsoft y Amazon. Precisamente, esta última empresa ha mostrado en su AWS Summit, el congreso mundial para desarrolladores de Amazon, todos sus avances en este campo. Y las conclusiones son evidentes: es un negocio al alza.

Su arquitectura de servicios en la «nube» ostentó la mayor cuota de mercado en el 2019 donde, gigantes del ocio como Netflix almacenan sus películas y series en «streaming» que vemos a diario. Por primera vez este congreso se ha tenido que realizar al completo de manera online por culpa de la pandemia. Pero con la ventaja de estar accesible y gratuito para todo el que quisiera participar.

La edición de este año se ha diseñado pensando en todo el mundo, desde el experto que quiere profundizar más en aspectos técnicos, como el que sólo se «asoma» para curiosear o el profesional que busca aprender nuevas habilidades en un mundo donde faltan los profesionales cualificados en este área. Todo a través de caminos de aprendizaje personalizados, dependiendo del nivel técnico. Todo el contenido va a permanecer online, por lo que estará accesible un tiempo para poder visualizar todos sus contenidos.

Significativo aumento del «streaming»
Durante la sesión inaugural, Werner Vogels, director de tecnología de Amazon, relató cómo muchas empresas han aprovechado estos momentos de crisis y ralentización de la economía para mejorar toda su arquitectura web. Los servicios de «streaming» de vídeo han crecido 40% cada mes este año, solamente en Estados Unidos, durante el 2019 se vieron 69.800 millones de minutos de video en internet, en los tres primeros meses del 2020, se han visto 161.400 millones de minutos.

Este incremento ha supuesto un gran desafío para todos los servicios de «streaming» en la «nube». Para ello las empresas han hecho uso de aplicaciones de «machine learning» (aprendizaje automático, en español), que utilizando datos de carga anteriores, les permitían anticipar la demanda de video de los usuarios. Por eso es tan importante el uso de la nube, que permite escalar y desescalar a voluntad la infraestructura alquilada, dependiendo de la demanda.

Pero para la industria del cine no es sólo importante el «streaming», sino que también contar con servicios colaborativos para crear el contenido en la nube. Un anuncio de televisión de 30 segundos supone 10 terabytes de almacenamiento, y 60 minutos de un capítulo de una serie puede llegar a un petabyte de almacenamiento y transferencia. Los llamados «content-lakes» que propone AWS, permitirían a todos los participantes de un proyecto audiovisual colaborar de forma remota, teniendo todo el contenido en un solo lugar.

Pero, no sólo los procesos están cambiando, también los clientes se hacen más ágiles, los tiempos de producción y decisión se tienen que acortar para afrontar la demanda de un mercado que cambia cada vez más rápido, nadie se podía imaginar en enero a la crisis que se tendrían que enfrentar las empresas dos meses más tarde. Como afirmaba el Vogels, no todo es tecnología; la cultura de la empresa también juega un papel esencial en la transformación digital que supone este cambio tecnológico hacia la flexibilidad de la nube.

Tenemos algunos ejemplos de cómo la tecnología de AWS ha ayudado a escalar a «startups» como Nextdoor, o acciones sociales como «doyourpart», que han experimentado un inmenso crecimiento en usuarios durante las semanas de pandemia. Andy Jassy, director general de AWS, anticipó lo que va a ocurrir en los próximos meses tras este periodo de emergencia sanitaria.

Auge de escritorios virtuales y videollamadas
A su juicio, el servicio que más va a cambiar a partir de la crisis es el servicio al cliente, que se vio obligado a salir de las oficinas para hacerse desde casa, y que es muy posible que no vuelva ellas gracias a los escritorios virtuales y los servicios de videoconferencia. Las fábricas como las de Volkswagen también se han visto impulsados a cambiar, sobre todo en la relación con todos sus proveedores y su logística. El uso de la videoconferencia también se va extender una vez terminado el confinamiento, tanto organizaciones como empleados se han habituado a ellas para formar parte de las herramientas de colaboración disponibles.

En España el uso de la nube también ha crecido durante este periodo, sobretodo en la mediana y pequeña empresa que ha visto en la transformación digital la forma de recortar gastos y optimizar procesos. Miguel Álava, director de AWS para España contó que hay tres situaciones en las que organizaciones públicas y privadas se han beneficiado de usar AWS durante la crisis del Covid-19.

La primera es en el desarrollo rápido de aplicaciones para hacer frente a las consecuencias del confinamiento. El Servicio Andaluz de Salud consiguió lanzar en menos de una semana un centro de llamadas en la nube para atender a los 8 millones de andaluces , también, la empresa Kepler Data Tech creó un cuadro de mando con datos agregados sobre la incidencia del Covid-19 en España, y predicciones de su desarrollo para la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid.

Adaptación al entorno digital en tiempo récord
Así, la cadena de hoteles Meliá fue capaz de poner a trabajar en remoto a sus 3.000 trabajadores en tiempo record. La segunda situación es en la escala, muchas empresas han necesitado ampliar su infraestructura para hacer frente a la demanda, como por ejemplo, Odilo, el Netflix de la enseñanza, abrió su plataforma a toda institución que requiriese de sus contenidos, y pasaron a tener 140 millones de usuarios de un momento a otro.

El Servei d’Ocupació de Catalunya el canal de servicio para las personas desempleadas, fue capaz de responder a más de 16.000 llamadas en un día con 400 agentes trabajando desde su casa. Savia, la «app» de diagnóstico telefónico de Mapfre, recibió sólo en marzo 35.000 consultas. Por otro lado también hay empresas que han tenido que hacer lo contrario, ralentizar su negocio, y desescalar en su infrastructura para abaratar costes, algo que sólo puedes hacer cuando usas servicios en la nube como AWS. Y la tercera y última, en el análisis de los datos.

La firma española Sherpa ha demostrado recientemente que es capaz de anticipar el uso de las camas de la UCI con una semana de antelación en el peor momento de la pandemia, evitando así la saturación de los hospitales en el País Vasco, otro buen ejemplo es el del Instituto de Investigación en Biomedicina de Barcelona, ha escaneado los miles de artículos científicos que se han ido publicando en el mundo sobre el Covid-19 para ayudar a encontrar compuestos farmacológicos activos contra la enfermedad.

En definitiva, todos coinciden en que el efecto del coronavirus ha generado un aumento de la demanda de servicios en la nube por parte de las empresas, que han buscado una manera de ahorrar costes, innovar y rentabilizar cada euro invertido en tecnología. Sin duda la crisis sanitaria ha sido un acelerador en la transformación digital del tejido empresarial español, y es un efecto que viene para quedarse y aumentar la adopción definitiva de la nube.