Los italianos se toman «vacaciones patrióticas», como les pidió el Gobierno

El llamamiento del gobierno para que los italianos hicieran «vacaciones patrióticas» dio resultado. Los lugares de veraneo, tanto en la costa como en la montaña, se han llenado de turistas, sobre todo, italianos. «Cerraremos el mes con unos ingresos justo por debajo de los del año pasado», confirma Alberto Maschio, presidente de la Asociación de Hoteleros de Jesolo, en la provincia de Venecia.

«Es pronto para cantar la victoria pero el verano en Riccione, en la provincia de Rimini, en la región de Emilia-Romaña, es un éxito», confirma el asesor de Turismo, Stefano Caldari de Romaña. Lo mismo puede decirse de otras regiones del país. Pero el gran lamento es la falta de turistas extranjeros, que es escasa, sobre todo en las ciudades de arte. «El mercado viaja a distintas velocidades. El mar y la montaña están bien de turistas, pero muy mal en las ciudades del arte, Venecia, Florencia, Milán y Roma», dice el presidente de Federalberghi, Bernabò Bocca. Precisamente, los turistas que más echan de menos los operadores del sector son los extranjeros, porque son los que más dinero gastan y los que llenaban los hoteles de 5 estrellas en los últimos veranos, principalmente los que llegan desde Estados Unidos, Japón, Rusia, China, Brasil y Australia.

La temporada veraniega sin extranjeros hará que se pierdan ingresos por valor de 13.700 millones de euros en julio, agosto y septiembre, según Confcommercio. Concretamente, para darse idea de lo que significa la caída en picado de ese turismo del alto nivel, basta señalar sus gatos en el sector de vestimenta y complementos, según fuentes de Federmodaitalia-Confcommercio, que registró una recaudación media por recibo de 861 euros en 2019. El recibo medio más alto, equivalente a 1.610 euros, corresponde a los compradores de Hong Kong. Le siguen los chinos (1.208 euros), los estadounidenses (1.054 euros) y los turistas de los países del Golfo (1.003 euros).

Las pérdidas se veían venir a la vista de las llegadas desde el extranjero a los aeropuertos italianos: se redujeron en un 90% a fines de julio, según el Ente Nacional del turismo italiano (ENIT). La temporada terminará con 51 millones de turistas menos (-44%) y con 67.000 millones de gastos que se preveían y que no serán realizados por parte de extranjeros. Los italianos, sin embargo, han puesto un parche a esa falta de ingresos, al realizar sus vacaciones en Italia: solo el 7% de los italianos que se van de vacaciones este verano cruzarán la frontera, frente al 32% del año pasado, según el instituto Swg. y la reanudación de estos días ha devuelto la sonrisa a muchos rostros. operadores del sector.