Las apps móviles que ayudaron a controlar la pandemia en China van más allá y apuntan a un futuro muy ‘Black Mirror’.

Los habitantes de Hangzhou, China, pronto tendrán una puntuación de salud que irá de 0 a 100aseguran en el NYT. Cosas como andar bastante durante el día, o dormir suficientes horas sube esa puntuación, y cosas como comer o beber alcohol la bajarán.

Esto no es un episodio de Black Mirror. Es un proyecto real que está poniéndose en marcha allí como una ramificación de las aplicaciones de rastreo del COVID-19 que en el gigante asiático han sido especialmente ambiciosas en la recolección de información. Ahora que la pandemia ya no es tan crítica, el debate sobre qué se debe hacer sobre esas aplicaciones gana enteros: ¿nos obligarán los gobiernos a mantenerlas con la excusa de la seguridad y del bien individual y común?

Las aplicaciones de rastreo de contactos pueden hacer (mucho) más que eso

El debate está en la mesa, y no es que se haya planteado ahora. Desde que se inició el desarrollo de soluciones que convirtieran nuestros smartphones en herramientas para controlar la pandemia se habló de los posibles riesgos para la privacidad.

Covid2

Esas conversaciones han motivado las suspicacias a la hora de desarrollar ese tipo de soluciones en Occidente. En Europa la estrategia sigue siendo difusa, pero parece que va ganando fuerza la idea de la aplicación descentralizada que tanto el sistema DP-3T como el desarrollo de Google y Apple proponennada de datos de ubicación y control absoluto del usuario, que será el que decide si quiere entrar en el sistema y compartir su información de contagio (si es que lo está) o no.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here