La viceprimera ministra rusa rememora el «pavor» que reinó en su Gobierno cuando se desató la pandemia

La viceprimera ministra rusa, Tatiana Gólikova, reconoció ayer en una entrevista al canal de televisión público Rossia-1 que el comienzo de la pandemia en Rusia de Covid-19 causó verdadero «pavor» en el seno del Ejecutivo. Según Gólikova, «el primer mes y medio de la pandemia fue pavoroso».

«Lo vivimos en medio de una gran carga emocional (…) los acontecimientos se precipitaban y teníamos que actuar con medidas que, si no las hubiéramos adoptado, no nos lo hubiésemos podido perdonar», aseguró la viceprimera ministra en alusión al cúmulo de restricciones introducidas tales como la limitación de movimientos y el confinamiento domiciliario obligatorio. Con anterioridad, Gólikova señaló que el pico de la enfermedad en el país se alcanzó el pasado 11 de mayo, cuando llegó a los 11.656 contagios en un solo día y Rusia se situó en el tercer puesto mundial en número de infectados, plaza que sigue ocupando hoy todavía.

Después se inició una larga planicie y ha sido en junio cuando el descenso de los contagios ha empezado a ser significativo. El pasado viernes, la cifra de infectados diarios se situó, por primera vez desde el mes de abril, por debajo de los 7.000, con 6.800, ayer el número de nuevos contagios fue de 6.791 y hoy ha vuelto a bajar al registrar 6.719 casos en las últimas 24 horas.

Primeros controles
Las primeras informaciones sobre la propagación del coronavirus comenzaron a aparecer en diciembre de 2019 en China. La primera persona murió el 11 de enero, en Wuhán, desde donde se empezó a extender el patógeno. Días después, se constató que la enfermedad se transmitía entre seres humanos. Gólikova recuerda que informó de la situación al presidente Vladímir Putin, comenzaron los controles sanitarios en los aeropuertos y fue cerrada la frontera con China.

El Covid-19 apareció por primera vez en Rusia el 31 de enero. Dieron positivo dos ciudadanos chinos en las regiones siberianas de Zabaikalie y Tiumén. Pero la cifra de infectados creció después con rapidez: el 20 de marzo se habían producido ya 200 contagios, a principios de abril subieron a casi 2.800 y dos semanas más tarde superaban los 21.000.

A día de hoy, el número total de afectados en Rusia por la pandemia asciende a 641.156, de los que 403.430 están ya dados de alta. El número total de fallecimientos, tras los 93 decesos registrados desde ayer, alcanza la cifra de 9.166.