La mascotas transmiten bacterias resistentes a antibióticos a sus dueños

Los animales domésticos, como perros y gatos, pueden desempeñar un papel en la propagación de bacterias resistentes a los antibióticos. Lo asegura un estudio realizado en Portugal y el Reino Unido que revela que las mascotas enfermas pueden transmitir bacterias multirresistentes a sus dueños sanos, lo que señala a las como reservorios de resistencia antimicrobiana. Y no solo en estos dos países, comenta a ABC Salud la autora del estudio, Juliana Menezes, del Laboratorio de Resistencia a los Antibióticos en la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Lisboa (Portugal). « Estos hallazgos son aplicables a otros países». La investigadora reconoce que aunque la posesión de mascotas es beneficiosa para la salud humana, tanto física como mental, «el intercambio de bacterias entre diferentes hospedadores puede ocurrir en cualquier dirección. Informes similares de intercambio de bacterias resistentes a los antibióticos se han documentado en otros países europeos, como los Países Bajos y Rumania ». Noticia Relacionada estandar No Descubren una nueva clase de antibióticos eficaces contra bacterias resistentes C. Garrido Han demostrado que cura las infecciones del torrente sanguíneo en ratones La resistencia a los antibióticos es un problema creciente en todo el mundo, con más de 1,2 millones de muertes al año debido a infecciones resistentes a medicamentos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que esta cifra podría aumentar a 10 millones para 2050 si no se toman medidas urgentes. Menezes destaca la importancia de comprender la transmisión de bacterias resistentes entre humanos y mascotas. «Este estudio desafía la creencia de que los humanos son los principales portadores de bacterias resistentes en la comunidad», afirma. Las mascotas pueden actuar como reservorios de mecanismos resistentes, facilitando la rápida propagación de bacterias resistentes a los antibióticos al contaminar otros entornos y hospedadores. Este estudio desafía la creencia de que los humanos son los principales portadores de bacterias resistentes en la comunidad Juliana Menezes Universidad de Lisboa El estudio que se presentará en el Congreso Global ESCMID en Barcelona, analizó muestras de mascotas y sus dueños para detectar bacterias resistentes a los antibióticos comunes, incluyendo cefalosporinas de tercera generación y carbapenémicos. Los resultados mostraron que las bacterias resistentes se transmitieron entre mascotas enfermas y humanos en varios hogares, sugiriendo un vínculo directo. « La transmisión bacteriana puede ocurrir a través de diversos medios, incluido el contacto directo con mascotas, como acariciar, tocar o besar . Además, la manipulación de desechos de mascotas y entornos contaminados también puede contribuir a la transmisión», explica. Prevenir con higiene Menezes enfatiza la importancia de incluir hogares con mascotas en programas de monitorización de resistencia a antibióticos y ofrece recomendaciones para prevenir la transmisión. «Es crucial practicar una buena higiene, lavarse las manos después de interactuar con las mascotas y considerar el aislamiento de las mascotas enfermas para evitar la propagación de bacterias», aconseja. A pesar de los desafíos, todos los perros y gatos del estudio fueron tratados con éxito por sus infecciones, y ninguno de los propietarios necesitó tratamiento. Sin embargo, este estudio destaca la necesidad de una mayor conciencia sobre la resistencia antimicrobiana en entornos domésticos , tanto para proteger la salud animal como humana. Considerando el creciente número de animales domésticos, la experta no cree que se esté perdiendo la guerra contra los superbacterias . «Aunque existen desafíos, entender la transmisión de la resistencia antimicrobiana es crucial para desarrollar intervenciones dirigidas para mitigar su propagación. Al implementar prácticas de higiene mejoradas, medidas de aislamiento durante períodos de enfermedad de mascotas e iniciativas educativas que promuevan el uso responsable de antibióticos, podemos reducir significativamente el riesgo de transmisión bacteriana entre animales de compañía y humanos. La experta concluye que entender la transmisión de bacterias resistentes a los antimicrobianos de las mascotas a los humanos es crucial porque nos permite combatir eficazmente la resistencia antimicrobiana en ambas poblaciones, humana y animal. «Al identificar cómo ocurre esta transmisión, podemos desarrollar estrategias para impedirla y prevenir la propagación de bacterias resistentes a los antibióticos entre mascotas y humanos. « Este conocimiento es esencial para salvaguardar la salud pública y garantizar la efectividad de los tratamientos antimicrobianos tanto en medicina veterinaria como humana». Y por último algunas recomendaciones, como mejorar las prácticas de higiene, medidas de aislamiento durante períodos de enfermedad de mascotas e iniciativas educativas que promuevan el uso responsable de antibióticos tanto en medicina humana como veterinaria. Las campañas educativas dirigidas a los propietarios de mascotas, veterinarios y el público en general son cruciales para fomentar la conciencia y promover las mejores prácticas», agrega.