La Justicia francesa condena a cuatro años de cárcel al tío de Assad, el carnicero de Hama

El Tribunal de París ha condenado a Rifaat Al Assad (82 años), el «carnicero de Hama», tío de Bashar Al Assad, presidente de Siria, a cuatro años de cárcel y confiscación de un inmenso patrimonio inmobiliario, acumulado con prácticas criminales y crapulosas muy diversas: de la extorsión de fondos públicos sirios al blanqueo de capitales en banda organizada, con ramificaciones en España, Francia y el Reino Unido.

Rifaat Al Assad fue el ensangrentado «brazo armado» de Hafez Al Asad, su hermano, ex presidente sirio, que terminó expulsándolo de Damasco, temiendo un golpe de Estado.

Rifaat Al Asad comenzó instalándose en Suiza, donde fue perseguido por crímenes contra la humanidad: matanzas de musulmanes en la Siria de los años 80 del siglo pasado, cuando Damasco llegó a sostener «relaciones privilegiadas» con París.

De Suiza huyó al Reino Unido, con su familia y doscientos fieles. Con el auxilio de esa «banda organizada» Rifaat Al Asad llegó a «construir» un imperio inmobiliario de más de 800 millones de euros: el mayor palacio inglés después de Buckingham, más de quinientas propiedades en entre Málaga y Marbella, medio centenar de lujosas propiedades en París y su periferia…

Tras un largo proceso, el Tribunal de París estima que Rifaat Al Asad es culpable de numerosos delitos penales, fiscales, administrativos, con ramificaciones en Siria, Suiza, España y el Reino Unido.

Haciendo una fortuna
«Militar» curtido en la represión ensangrentada, al servicio político de su hermano, en Damasco, apenas tenía fortuna personal cuando se instaló en Suiza. Entre 1996 y 2016 acumuló una fortuna colosal que terminó poniendo al servicio de una «ambición política»: presentarse como «alternativa» a su sobrino Bashar Al Asad.

Residente británico durante muchos años, terminó «recalando» finalmente en París, el mes de diciembre pasado, instalándose en uno de sus palacios personales, rodeando de una banda de fidelidad mafiosa.

Horas antes que el Tribunal de París dictase su condena a cuatro años de cárcel y la confiscación de sus bienes, Rifaat Al Asad fue internado en el muy reputado Hospital Americano de Neuilly, en la periferia oeste más acomodada de París.

Según Siwar Al Assad, uno de sus hijos reconocidos, Rifaat Al Assad habría sido hospitalizado con «extrema urgencia» y se encontraría en una unidad médica de cuidados intensivos, durante varios días, de entrada.

Los abogados de Rifaat Al Assad han anunciado la presentación «inmediata» de un «recurso suspensivo», que pudiera aplazar la entrada en prisión, durante una temporada, al menos. La confiscación de sus bienes, en Francia, quedaría provisionalmente paralizada, así mismo. Pero todo parece sugerir que será difícil para Bashar Al Asad escapar a la justicia francesa, cuando siguen pendientes otros casos paralelos en Suiza, España y el Reino Unido.