Italia registra casi medio centenar de muertos por coronavirus en plena desescalada

Italia ha registrado en las últimas 24 horas 49 muertos, dos más que el día anterior. Se eleva así a 34.610 el número total de muertos desde el inicio de la epidemia, el 21 de febrero. Los datos ofrecidos por Protección Civil en la tarde del sábado indican que el nivel de nuevas infecciones y víctimas de coronavirus en Italia se mantiene estable. Los nuevos contagios fueron 262 infecciones; de ellas, la mayoría (165, equivalente al 63% del total) registraron en Lombardía, como sigue siendo habitual desde el inicio de la pandemia. Los muertos en las últimas horas en esta región han sido 23, casi la mitad de total nacional. Prácticamente un paciente de cada tres que, a nivel nacional, está en terapia intensiva se encuentra en Lombardía.

Por otro lado, en siete regiones no se han registrado infecciones. El número total de personas infectadas en Italia desde que comenzó la pandemia es 238.275.

Último paciente el 18 de abril
Este sábado volvió a ser protagonista en Italia el profesor Alberto Zangrillo, de 62 años, director de la Unidad de terapia intensiva del hospital de San Rafael, médico personal de Silvio Berlusconi, quien hace unas semanas levantó una enorme polémica al afirmar que el coronavirus «está clínicamente muerto». Zangrillo ha dicho que «si seguimos comportándonos bien, si seguimos las reglas de higiene que conocemos bien, estoy seguro de una cosa: a fin de mes, al menos al aire libre, lo haremos sin máscaras».

Por sus anteriores declaraciones lo trataron de irresponsable y le acusaron de lanzar mensajes engañosos. Replicó entonces que la evidencia científica está a prueba de cualquier objeción. Ahora se ratifica y dice que los números le dan la razón: «El último paciente que ingresó a San Raffaele en cuidados intensivos data del 18 de abril. Y el último positivo al virus ingresado en la sala común, con una simple sintomatología, fue hace diez días. Mis datos son estos», ha dicho el profesor Zangrillo.

Un prestigioso científico dio el sábado la razón a las pasadas declaraciones de Zangrillo. El profesor Giuseppe Remuzzi, director del Instituto de Investigaciones farmacológicas Mario Negri, ha declarado: «Las nuevas personas infectadas no son contagiosas, porque la carga viral del coronavirus es muy baja. No se debe difundir el miedo injustificado. El virus es el mismo, por supuesto. Pero por razones que nadie sabe, y quizás por esta razón, hay muchas dificultades para admitirlo, en los últimos test que hemos realizado hay poca carga viral, mucho menos que antes. Y esto debe tenerse en cuenta».

Confusión con las reglas
De todas formas, se impone aún la prudencia. El sociólogo Ruca Ricolfi escribe este sábado en «Il Mesaggero»: «Pocos días después del comienzo de la llamada fase 3, es terriblemente difícil entender cuál es la lógica que subyace a las reglas que se nos imponen, especialmente con respecto al distanciamiento social. Todos los expertos están de acuerdo en al menos tres puntos.

Primero, las reuniones en masa deben evitarse por completo. En segundo lugar, en la fase actual, el espacio mínimo es de un metro, incluso en exteriores. Tercero, en igualdad de condiciones, el riesgo de contagio es significativamente menor en lugares abiertos que en lugares cerrados».

Ricolfi se lamenta de que en Italia se ha pasado desde un «Estado policial», durante el confinamiento, a que cada cual haga lo que le dé la gana. «En esta situación de confusión y de mensajes incoherentes –concluye Luca Ricolfi– todos se sienten autorizados a pensar lo que quieran».