G-7: Los líderes mundiales prometen reconstruir mirando a los pobres

Sin darse la mano, simplemente tocándose los codos, fue como Boris Johnson saludó a los líderes de las potencias económicas a los que recibió este viernes en Carbis Bay, en el condado inglés de Cornualles, y ante quienes hará de anfitrión en una cumbre de tres días. La primera reunión del G-7 cara a cara desde el inicio de la pandemia tendrá como puntos centrales la crisis climática, el reparto de vacunas y la recuperación económica tras la crisis provocada por el Covid-19. Boris Johnson, emocionado, dijo a sus invitados que era «realmente maravilloso verlos a todos en persona» después de «la espantosa pandemia», aprovechando así el escaparate de la cumbre para buscar apoyos a favor de su anhelada ‘Gran Bretaña global’ tras el Brexit.

El llamado G-7, compuesto por Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Reino Unido y Estados Unidos, países a los que en la cita se suma como invitada en todos los debates la Unión Europea, eligió un eslogan para el encuentro que hace a la vez de meta y de carta de intención: ‘Build Back Better’ (Reconstruir mejor). Como parte de este objetivo, Reino Unido anunció que destinará 430 millones de libras esterlinas en programas de educación de países en desarrollo, y que los fondos se destinarán a la Global Partnership for Education. El anuncio de Johnson fue calificado como insuficiente por varias organizaciones, entre ellas TheirWorld, cuya presidenta es Sara Brown, esposa del ex primer ministro laborista Gordon Brown. «Es una gota en el océano en comparación con la escala de la crisis mundial de la educación», añadió.

El ‘premier’ declaró que «la mejor manera de sacar a los países de la pobreza y liderar una recuperación mundial es invirtiendo en la educación y, en particular, en la educación de las niñas» y añadió que es «motivo de vergüenza que todos los días en todo el mundo a los niños que rebosan potencial se les niegue la oportunidad de convertirse en titanes de la industria, pioneros científicos o líderes en cualquier campo, simplemente por ser mujeres, por los ingresos de sus padres o por el lugar en el que han nacido». Johnson aprovechó para pedir «a otros líderes mundiales, incluidos los que están aquí en el G-7, a que también donen y nos pongan en el camino para lograr que más niñas ingresen a las aulas, abordar el terrible revés a la educación global causado por el coronavirus y ayudar al mundo a reconstruirse mejor». Reino Unido también anunció que donará al menos 100 millones de dosis excedentes de vacunas contra el coronavirus durante el próximo año.

Un mundo más verde
En su breve discurso de apertura, el primer ministro británico pidió a sus homólogos «asegurarnos de no repetir algunos de los errores que sin duda cometimos en el transcurso de los últimos 18 meses» así como permitir «que nuestras economías se recuperen». Y entonó el ‘mea culpa’ también a toro pasado al señalar que «es vital que no repitamos el error de la última gran crisis, la última gran recesión económica del 2008, cuando la recuperación no fue uniforme en todos los sectores de la sociedad». «Creo que lo que salió mal con esta pandemia, o lo que corre el riesgo de ser una cicatriz duradera, es que las desigualdades pueden quedar arraigadas», añadió, y rompió una lanza en favor de una «visión de un mundo más limpio y verde» reconstruido «de manera más ecológica y más justa, de manera más igualitaria, de una manera más neutral en cuanto al género y quizás más femenina», detalló.<blockquote class=»twitter-tweet»><p lang=»en» dir=»ltr»>My message to the <a href=»https://twitter.com/G7?ref_src=twsrc%5Etfw»>@G7</a>:<br><br>As we recover from the pandemic, we need to make sure we level up across our societies.<br><br>We need to <a href=»https://twitter.com/hashtag/BuildBackBetter?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw»>#BuildBackBetter</a> <a href=»https://t.co/Ub3eSVNKBT»>pic.twitter.com/Ub3eSVNKBT</a></p>&mdash; Boris Johnson (@BorisJohnson) <a href=»https://twitter.com/BorisJohnson/status/1403386395461365766?ref_src=twsrc%5Etfw»>June 11, 2021</a></blockquote> <script async src=»https://platform.twitter.com/widgets.js» charset=»utf-8″></script>

Pese a las buenas intenciones, como dicen en inglés ‘It’s not all fun and games’ (no todo son juegos y diversión), y algunos temas espinosos se colarán sin duda en la agenda, como el protocolo de Irlanda del Norte, que se trató en la reunión de coordinación que mantuvo la UE hoy a mediodía antes de la foto de familia y que presumiblemente abordarán la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von Der Leyen y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, con Johnson este sábado. El ‘premier’ también se reunirá con el francés Emmanuel Macron y la alemana Angela Merkel.

Guerra de las salchichas
En un tuit con retranca, Macron publicó una foto sonriente de la reunión de los líderes de la UE con un texto que rezaba: «¡Como siempre, la misma unión, la misma determinación de actuar, el mismo entusiasmo! El G-7 puede comenzar». Solo que la unión no es exactamente la misma después del Brexit, y el tema aduanero podría ensombrecer otros asuntos destacados de la cumbre. Con respecto a la ‘guerra de las salchichas’, el primer ministro irlandés Micheál Martin, expresó su confianza en que la intervención del presidente estadounidense, Joe Biden, permita encontrar un camino para el acuerdo entre Londres y Bruselas, pero antes de viajar a Cornualles, el presidente Macron dijo que la solicitud del Reino Unido de que se revise el protocolo de Irlanda del Norte «no es seria», ni negociable, un enfoque que el ministro de Exteriores, Dominic Raab, calificó ante la cadena Skye News como «dogmático y purista». <blockquote class=»twitter-tweet»><p lang=»fr» dir=»ltr»>Comme toujours, une même union, une même détermination à agir, un même enthousiasme ! Le G7 peut commencer. <a href=»https://t.co/RPqZ2XMGMb»>pic.twitter.com/RPqZ2XMGMb</a></p>&mdash; Emmanuel Macron (@EmmanuelMacron) <a href=»https://twitter.com/EmmanuelMacron/status/1403325189253906436?ref_src=twsrc%5Etfw»>June 11, 2021</a></blockquote> <script async src=»https://platform.twitter.com/widgets.js» charset=»utf-8″></script>

Un portavoz de Downing Street se negó a descartar la posibilidad de que el Reino Unido adopte medidas unilaterales para garantizar que las salchichas británicas puedan seguir llegando a Irlanda del Norte.

Johnson mantuvo reuniones bilaterales durante la tarde con el italiano Mario Draghi, el primer ministro japonés Yoshihide Suga y con el canadiense Justin Trudeau, con quien concluyó que un acuerdo de libre comercio abriría «enormes oportunidades» para ambos y prometieron redoblar sus esfuerzos para conseguirlo.