El Tribunal para el Líbano concluye que Hizbolá no está involucrado en el asesinato de Hariri

El Tribunal Especial para el Líbano (TEL), respaldado por Naciones Unidas, encargado de juzgar a los cuatro sospechosos del asesinato en 2005 del primer ministro libanés, Rafic Hariri, ha concluido este martes que no hay evidencia de que los líderes de Hizbolá estén involucrados en el asesinato.

El esperado veredicto se conoce seis años después que se iniciara el juicio en 2014. Hariri y otras 21 personas murieron el 14 de febrero de 2005 cuando un camión que contenía al menos una tonelada de explosivos estalló en el centro de Beirut, un hecho que conmocionó al mundo entero y provocó manifestaciones masivas por las calles libanesas y fuertes presiones internacionales que llevaron a la retirada de las tropas sirias después de tres décadas de presencia militar.

La sentencia se dicta en un momento «particular y emocional» para el Líbano tras la explosión del 4 de agosto en el puerto de Beirut, que originó la dimisión en bloque del Gobierno y entre temores a una mayor «tensión sectaria» entre los seguidores de la familia Hariri, musulmán suní, y del grupo chií libanés Hizbulá, cuatro de cuyos miembros están acusados del crimen.

La explosión llevó a posponer la decisión del Tribunal al 18 de agosto, como muestra de «respeto a las innumerables víctimas de la devastadora explosión», que ha dejado al menos 178 muertos y más de 6.000 heridos.