El papa se postra en el suelo de la Basílica de San Pedro

En señal de obediencia humilde, el papa Francisco se postró el viernes durante unos minutos en el suelo de la casi vacía Basílica de San Pedro para la Misa por la Pasión de Cristo, donde el predicador papal dijo que el coronavirus le ha recordado a los fieles que son mortales, no todopoderosos.

Mientras Francisco escuchaba atentamente la misa de Viernes Santo, el padre Raniero Cantalamessa dijo a los presentes _algunos prelados, miembros del coro y a una veintena de otros fieles_ que “apenas el elemento más pequeño y sin forma de la naturaleza, un virus, nos ha recordado que somos mortales” y que “el poder militar y la tecnología no son suficientes para salvarnos”.

La misa solemne se realizó sin fieles, como todas las ceremonias de la Semana Santa en el Vaticano esta semana, como parte de las medidas de contención contra la propagación del virus que causa el COVID-19.

Más tarde, en una plaza vacía de San Pedro, Francisco iba a presidir una procesión nocturna para rendir homenaje al sufrimiento de Jesús. Normalmente, miles de peregrinos y romanos habrían acudido en masa al Coliseo de Roma para presenciar la procesión del Camino de la Cruz, iluminada por antorchas y presidida por Francisco, pero eso fue cancelado debido a la pandemia y se mudó a la vasta plaza del Vaticano.

Cantalamessa dijo que cuando la pandemia termine, “volver a las cosas como eran será ‘la recesión’ a la que deberíamos temer más”. Dijo que el virus derribó “barreras y distinciones de raza, nación, religión, riqueza y poder”.

Durante el servicio en la basílica se ofrecieron oraciones por aquellos que contrajeron o sucumbieron al virus, así como por el personal de atención médica que atiende a los enfermos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here