El coronavirus y la falta de acuerdo con Trump dilatan la anexión israelí de Cisjordania

El reloj de la anexión de Cisjordania
se puso en marcha en la fecha anunciada, pero de una manera diferente a la planeada por Benjamín Netanyahu. Cuando todo apuntaba a una intervención del primer ministro israelí para anunciar de forma oficial los primeros pasos, la oficina del jefe de Gobierno se limitó a emitir un comunicado para informar de que «las negociaciones con los enviados de Estados Unidos seguirán los próximos días».

Cinco meses después de hacer el anuncio de la promesa de la anexión, Netanyahu se enfrenta a la fuerte presión desde la comunidad internacional, que considera este paso ilegal, a la petición estadounidense de avanzar con calma y no dar pasos fuera del «acuerdo del siglo» de Donald Trump, a la división de opiniones en el seno de su gobierno y al coronavirus, que reaparece con fuerza en Israel. Esta segunda oleada, con casi un millar de infectados diarios, eclipsó a la anexión en los medios locales y el Canal 12 consideró a la pandemia «el tema del día». El informativo estrella de esta cadena llevó ocho temas a portada y la anexión no estaba entre ellos.

«Parece que hoy no ocurrirá nada en el tema de la soberanía», adelantó a la Radio del Ejército el ministro de Exteriores, Gaby Ashkenazi, a primera hora de la mañana. El responsable de Cooperación Regional, Ofir Akunis, explicó por la tarde que la anexión «se podría haber llevado a cabo, pero aún no hay un acuerdo con el Gobierno de Estados Unidos» y, también en la Radio del Ejército, adelantó que no se moverá nada sobre el terreno hasta que se produzca «una declaración oficial de Trump» sobre el tema.

El presidente de Estados Unidos es impredecible en muchos temas, pero en lo referente a Israel ha mostrado hasta hoy una sintonía total con Netanyahu. Tras el traslado de su Embajada a Jerusalén, reconocer la ciudad santa como capital del Estado judío, aceptar la soberanía israelí sobre los Altos del Golán y retirar la etiqueta de «ilegales» de las colonias de Cisjordania, la anexión es el próximo paso. Trump ya adelantó su visto en el «plan del siglo», pero el problema es que puso como condición la creación de un Estado palestino y los sectores ultranacionalistas de Israel no lo aceptan.

Oferta palestina
Los palestinos organizaron protestas en Gaza y Cisjordania, que transcurrieron sin incidentes. En el caso de la Franja se desarrollaron cerca del mar y no en la verja de separación, una muestra de que Hamás no quería un aumento de tensión. La Autoridad Nacional Palestina (ANP) condena la anexión y rechaza el plan de Trump, que considera sería el final de la solución de los dos Estados porque rompe la unidad territorial de Cisjordania, y ha adoptado medidas como el final de la coordinación con los israelíes.

La agencia AFP informó de un movimiento inesperado del liderazgo palestino de Ramala, que habría mostrado su disposición a volver a la mesa de negociación directa con Israel si la otra parte abandona los planes de anexión. La oficina de Mahmoud Abás habría enviado esta oferta a Netanyahu a través del Cuarteto, grupo formado por la Unión Europea, Estados Unidos, la ONU y Rusia.