EE.UU. retira los cargos contra el exministro de Defensa de México acusado de narcotráfico

Los fiscales generales de EE.UU. y México, William Barr y Alejandro Gertz, anunciaron ayer en un comunicado conjunto que buscarán la retirada de cargos por parte de EE.UU. contra el general Salvador Cienfuegos, ex ministro de Defensa de México.

Cienfuegos, que estuvo en el cargo entre 2012 y 2018 durante la presidencia de Enrique Peña Nieto, fue detenido el pasado 15 de octubre en el aeropuerto de Los Ángeles por delitos relacionados con el narcotráfico. Según los investigadores estadounidenses, Cienfuegos colaboró con el cartel H-2 a cambio de sobornos: les informaba de las operaciones de los cuerpos antidroga de EE.UU. y les ahorraba el acoso del ejército mexicano.

La operación contra Cienfuegos, llevada con el máximo secretismo, supuso una sacudida a las relaciones entre EE.UU. y México. El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, deslizó que la detención fue por «razones políticas o de otra índole» y en México se criticó como un atentado a la soberanía del país.

Cienfuegos, que fue trasladado hace unos días a una cárcel federal de Nueva York, donde iba a celebrarse su juicio, tiene hoy una audiencia con el juez de su caso. En ella se constatará la retirada de cargos y su regreso a México, donde «se le investigará y , si es necesario, se le interpondrán cargos», asegura el comunicado.

El texto también añade que la retirada de cargos se hace «en interés de demostrar nuestro frente unido contra todos los tipos de delincuencia». La detención y el procesamiento de Cienfuegos eran una ventana abierta a la penetración del narco en las esferas más altas del poder en México. Ahora dependerá de la justicia mexicana.