Bruselas investiga a Apple por sus posibles abusos en sus servicios de pagos y venta de aplicaciones

Europa pone bajo la lupa a otro gigante de la tecnología estadounidense. La Comisión Europea ha anunciado este martes que ha abierto dos investigaciones antimonopolio para analizar si Apple infringe las normas de competencia europea sobre las condiciones impuestas en sus servicios Apple Store (distribución de aplicaciones) y Apple Pay (pagos digitales).

La investigación se refiere a los términos y condiciones elaborados por la compañía estadounidense para integrar Apple Pay en las aplicaciones comerciales de terceros y páginas web, así como la limitación de acceso a la funcionalidad NFC (tecnología de comunicación de campo cercano, necesaria para autorizar transferecnias) en sus dispositivos.

Otra de las líneas de investigación propone esclarecer el mecanismo de distribución de aplicaciones a través de los dispositivos de la marca. El Ejecutivo comunitario teme que los requisitos que fija la empresa estadounidense a los desarrolladores que utilizan Apple Store para distribuir las «apps», y en particular las de sus competidores, pueden afectar la libre competencia en el mercado europeo o suponer un abuso de posición dominante.

La vicepresidenta ejecutiva, Margrethe Vestager, la persona a cargo de la política de competencia, ha apuntado que las tecnologías de pago móvil están ganando rápidamente interés entre los usuarios de dispositivos móviles, facilitando las transferencias tanto en comercios online como en tiendas físicas. «Este crecimiento se ha acelerado por la crisis del coronavirus, con un aumento en las tiendas. Apple establece las condiciones sobre cómo se debe usar Apple Pay en las aplicaciones y sitios web de los comerciantes. También se reserva la funcionalidad de «tocar y listo» de los iPhone a Apple Pay. Es importante que las medidas la empresa no les niegue a los consumidores los beneficios de las nuevas tecnologías de pago, incluidas una mejor elección, calidad, innovación y precios competitivos», explica en un comunicado Vestager.

En concreto, la investigación se centra en el hecho de que el gigante de la tecnología impone un «uso obligatorio» de su propio sistema de compras y «restringe la capacidad de los desarrolladores» para informar a los usuarios de iPhone y iPad sobre posibilidades más competitivas de sus contenidos en otras plataformas.

Bruselas ha iniciado la investigación tras varias quejas trasladadas a sus servicios de Competencia por parte de Spotify y de un distribuidor de libros electrónicos y audiolibros que el Ejecutivo comunitario no ha identificado. La segunda investigación abierta pretende esclarecer si Apple viola las normas europeas de Competencia en los términos y condiciones que exige a vendedores de aplicaciones que quieren integrar Apple Pay en sus sistemas de pago.

En caso de probarse las imposiciones de la empresa, Apple podría incurrir en una violación de las normas de competencia de la Unión Europea sobre acuerdos anticompetitivos entre empresas (artículo 101 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea) y sobre el abuso de una posición dominante (artículos 102).